Patologías en viviendas y edificios

conozca y solucione todos los problemas

Aparición o movimiento de grietas y fisuras

Grietas

Aparición o movimiento de grietas y fisuras.

parición de patologías relacionadas con la humedad

Humedades

Aparición de patologías relacionadas con la humedad (manchas, descolchones, zonas húmedas, ...)

Inspección Técnica de Edificios (ITE), Informe de Evaluación del Edificio (IEE), Certificados, Dictámenes, Inspecciones.

Prevención

Inspección Técnica de Edificios (ITE), Informe de Evaluación del Edificio (IEE), Inspecciones, ...

Artículos

Patologías en la edificación

Las patologías en viviendas o edificaciones son la parte visible de un problema subyacente y en el que realmente hay que poner nuestra atención. Averiguar qué está provocando todas las patologías surgidas implica una labor técnica en la que es muy importante el conocimiento de los materiales, sistemas constructivos y su comportamiento ante todo tipo de situaciones. Asimismo, es igualmente importante ser capaces de ofrecer distintas opciones de reparación dependiendo de las circunstancias especiales de la edificación, el entorno y los medios disponibles para ejecutar dichas reparaciones (incluidos los económicos). De igual forma, el descubrimiento del origen de los problemas así como el establecimiento de su evolución nos permite conocer las posibles responsabilidades legales en los actores del edificio, tanto desde su concepción a su construcción y uso, y poder tomar cuántos acciones sean necesarias.

De esta forma, una vez que aparecen las patologías (manchas, humedales, grietas, ...) es importante establecer un estudio técnico sobre las causas que hicieron surgir dichas patologías contestando a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la causa origen de los problemas?
  • ¿Qué evolución han tenido y qué evolución se espera en caso de no reparase?
  • ¿Cómo se podría solucionar el origen de los problemas?, Aquí es importante indicar algunas de las opciones más viables (desde el punto de vista técnico y económico) que ayuden a la toma de decisiones parte de los propietarios como del equipo técnico encargado de su reparación.
  • ¿La causa origen del problema que generó las patologías era previsible o fue un hecho totalmente fortuito? y en caso de que fuera previsible, ¿En qué etapa (diseño, construcción, mantenimiento, ...) se tendrían que haber puesto los medios necesarios para evitar los problemas surgidos?

Su espacio de confort

Una de las principales funciones de los edificios es mantener un confort y utilidad óptimos para las personas que lo habitan y trabajan en él.

Si bien, a priori, estos conceptos son claros y fáciles de definir, encierran una alta variabilidad que obliga a su periódica adaptación a los nuevos requerimientos. 

Entre los condicionantes que modifican estos conceptos tendríamos: 

  • Adecuación - un aspecto importante que define el confort a través de la propia sensación subjetiva de cada persona sobre su bienestar térmico, lumínico, etc. Esta sensación depende de varios aspectos como el clima predominante o incluso los usos y costumbres de cada lugar. Suele ser bastante estable en cada región aunque puede sufrir ciertas modificaciones en la medida en que sus condicionantes puedan variar (clima, vestuario, etc.). Por ejemplo, en algunas zonas frías se puede estar más adaptado al frío utilizando prendas de más abrigo y una tolerancia mayor lo que hace que su temperatura de confort dentro de los edificios sea más baja que en zonas en donde sucede lo contrario. 
  • Climático - el clima de por si tiene una evolución cíclica a lo largo del tiempo y por ello los edificios se suelen diseñar para responder a dicho rango de climas. Aun así, en los últimos tiempos hemos venido observando una variación del clima anormal que en algunos casos se requiere de adaptaciones no previstas inicialmente. 
  • Utilidad - en este concepto entrarían los requerimientos variables de la sociedad a lo largo del tiempo como pueden ser los factores de desarrollo tecnológico y economía energética que obligan a los edificios a cumplir unos requerimientos antes no previstos. Como la necesidad de reducir la contaminación mediante un aislamiento mayor de los edificios reduciendo así su gasto energético y por tanto su emisión de CO2 y otros gases perjudiciales.  

Por ello, es importante no perder de vista la adecuación de los edificios a sus usuarios y, en caso de que ésta se vea afectada, ya sea por la aparición de una patología o por la necesidad de adaptarlo a unos nuevos requerimientos, corregir las deficiencias permitiendo al edificio ofrecerle un espacio óptimo de confort y utilidad.