Proyectos

Transforme su entorno a un lugar donde vivir y trabajar

Proyectos

Edificación

Obra nueva, reestructuración, consolidación, ...

Proyectos

Rediseño

Adaptación, reforma, decoración, ...

Proyectos

Recursos

Conocimientos relevantes
a tener en cuenta.

Artículos

Obligatoriedad del Proyecto

Los proyectos de edificación constituyen un elemento imprescindible para poder definir previo a la construcción la estética, la estructura y demás elementos constructivos, así como todos los costes que podría conllevar, permitiendo una simplificación y mejora en el proceso constructivo reduciendo tanto los tiempos de ejecución como los costes. Es por ello un elemento vital en la construcción de un edificio y que, así mismo, nos permitirá obtener una previsión totalmente adaptada a nuestros requerimientos.

Así mismo, los proyectos de edificación son un elemento obligatorio legalmente en la realización de obras de edificación. Estas obras son las contempladas en el artículo 2.2 de la ley 38/1999:

  • Obras de edificación de nueva construcción, excepto aquellas construcciones de escasa entidad constructiva y sencillez técnica que no tengan, de forma eventual o permanente, carácter residencial ni público y se desarrollen en una sola planta.
  • Todas las intervenciones sobre los edificios existentes, siempre y cuando alteren su configuración arquitectónica, entendiendo por tales las que tengan carácter de intervención total o las parciales que produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural, o tengan por objeto cambiar los usos característicos del edificio.
  • Obras que tengan el carácter de intervención total en edificaciones catalogadas o que dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o histórico-artístico, regulada a través de norma legal o documento urbanístico y aquellas otras de carácter parcial que afecten a los elementos o partes objeto de protección.

Su espacio de confort

Una de las principales funciones de los edificios es mantener un confort y utilidad óptimos para las personas que lo habitan y trabajan en él.

Si bien, a priori, estos conceptos son claros y fáciles de definir, encierran una alta variabilidad que obliga a su periódica adaptación a los nuevos requerimientos. 

Entre los condicionantes que modifican estos conceptos tendríamos: 

  • Adecuación - un aspecto importante que define el confort a través de la propia sensación subjetiva de cada persona sobre su bienestar térmico, lumínico, etc. Esta sensación depende de varios aspectos como el clima predominante o incluso los usos y costumbres de cada lugar. Suele ser bastante estable en cada región aunque puede sufrir ciertas modificaciones en la medida en que sus condicionantes puedan variar (clima, vestuario, etc.). Por ejemplo, en algunas zonas frías se puede estar más adaptado al frío utilizando prendas de más abrigo y una tolerancia mayor lo que hace que su temperatura de confort dentro de los edificios sea más baja que en zonas en donde sucede lo contrario. 
  • Climático - el clima de por si tiene una evolución cíclica a lo largo del tiempo y por ello los edificios se suelen diseñar para responder a dicho rango de climas. Aun así, en los últimos tiempos hemos venido observando una variación del clima anormal que en algunos casos se requiere de adaptaciones no previstas inicialmente. 
  • Utilidad - en este concepto entrarían los requerimientos variables de la sociedad a lo largo del tiempo como pueden ser los factores de desarrollo tecnológico y economía energética que obligan a los edificios a cumplir unos requerimientos antes no previstos. Como la necesidad de reducir la contaminación mediante un aislamiento mayor de los edificios reduciendo así su gasto energético y por tanto su emisión de CO2 y otros gases perjudiciales.  

Por ello, es importante no perder de vista la adecuación de los edificios a sus usuarios y, en caso de que ésta se vea afectada, ya sea por la aparición de una patología o por la necesidad de adaptarlo a unos nuevos requerimientos, corregir las deficiencias permitiendo al edificio ofrecerle un espacio óptimo de confort y utilidad.